La tortura más lenta es el silencio

La tortura más lenta es el silencio

Share Button
Esta entrada fue publicada en Reflexiones BREVES y etiquetada . Guarda el enlace permanente.