La doble desconexión: España y Emiratos

Cuando uno viaja, o ya no digamos si vive permanentemente en el extranjero, tiene una sensación grande, y por qué no real, de perder el contacto con su país. Por suerte los tiempos han cambiado. Ahora lastecnologías de la comunicación permiten conocer al instante cualquier novedad en cualquier lugar del mundo. Pero no es menos cierto que la sensación de desconexión con el país de origen persiste.

Por su parte, curiosamente, la mayoría de las personas que he conocido replican esa desconexión también hacia el país receptor. ¿Cuántos de los lectores son capaces de citarme los ministros de Emiratos Árabes Unidos? O una más fácil. ¿Cuántos saben el nombre de los 7 Emiratos del país? Asistimos pues a una doble desconexión que los medios de comunicación pueden aminorar pero nunca reducir a cero.

La mayoría, por no decir todos, de los emigrantes en Emiratos Árabes –tanto de países occidentales como de países asiáticos- saben que están de paso. Quizás un año, dos años, o a lo sumo una decena de años. Pocos piensan en un retiro a este lado del Desierto de Arabia. Un dato totalmente contrapuesto a España, país receptor de innumerables jubilados de Europa. Este detalle, quizás simple, implica una planificación de servicios y atenciones bien diferentes. España tiende a ser un país de retiro y Emiratos un país de trabajo.

Alrededor de algo tan básico se debe construir la realidad de cada país. La doble desconexión suma además un factor crítico al tema. Los que van a trabajar les importa bien poco la realidad del país, por lo que se adaptarán a lo que sea. Así mismo poco interés tendrán en aportar su conocimiento al país de origen. Viven en otro mundo, y los conocimientos, en general, quedarán aquí.

Esto provoca una dicotomía excepcionalEmiratos es más un país para aprender que para enseñar. Bien al contrario España se convierte en un país receptor, en el sentido más para enseñar que para aprender. Un juego de palabras bien real en nuestros días.

Quizás en esa línea debamos empezar a desconectarnos menos de ambas realidades. Es la única forma de ser participes de los cambios futuros. Medios como el diario EL CORREO DEL GOLFO permiten acercanos a esas realidades. Quizás un diario no tiene como factor fundamental la labor educativa. Pero un diario en español en Emiratos si debe posicionarse en esa línea. Y en esa línea se trabaja: un nexo conector entre allí y aquí. Algo quizás elemental, pero ¿que es la vida sino la suma de cosas elementales?

Share Button
Esta entrada fue publicada en Correo del Golfo Emiratos, Politica España, Sociedad y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.